viernes, 11 de abril de 2008

¡Cuando!

Cuando ni siquiera me miras. Cuando no existo mas que en una sombra que pasa. Cuando no existo en tu mundo; Cuando me pierdo en el tuyo. Cuando suspiro por tus ojos. Cuando suplico por tus labios. Cuando te deseo con mis manos; Cuando te pierdo con las mismas. Cuando despierto con tu rostro. Cuando sopla el viento a tu cabello. Cuando demoras con tus risas. Cuando te detienes con tu llanto. Cuando revives en mi pecho. Cuando naces en mis palabras. Cuando creo en tu mirada; Cuando creo en tus mentiras; Cuando no creo en tus verdades. Cuando ni siquiera te conozco; Cuando ni siquiera sabes ni mi nombre.

3 comentarios:

Andrés Ulate dijo...

mae q bueno esta este m gusto bastante

lilliana dijo...

Me encanto el poema,esta buenisimo!!

Alejandra Valverde Alfaro - Lya dijo...

cuando la aparente rareza del ser humano es esa: seguir siendo humano...


Dicen que detrás de los árboles se guarda la risa del viento o que debajo de unos zapatos los gritos del sol herido.

Quien me diga que entre cada letra no hay
vida es porque nunca esucha lo que dice la gente.