sábado, 9 de noviembre de 2013

Dulce noviembre

Libre albedrío que seduce mis manos, escribiendo versos y murmurando canciones. Vueltas y vueltas en el carrusel, voy en espiral a tus mejillas y acaricio cada peca que me topo en tu espalda, mientras suspiro tu piel por los hombros.

¡Cómo no revolcarme en la tormenta de su pelo!
¡Dulce noviembre!

Mejor me quedo con suspiros y maldiciones en un fin de semana que daría hasta mis últimas palabras, por desperdiciarlo con ella. Muchas veces.

Y siempre la costumbre de andar un poema en la billetera, que siempre será suyo.
¡Que absurdo!

Ya no hay hojas, todas se han secado y caído al suelo, mientras bailan con el viento, algunas veces, sólo algunas de ellas.

2 comentarios:

Coco Rox dijo...

Deberias de darte un dulce noviembre ... ya casi termina mi buen amigo!

Gerald dijo...

:)